. Viene de aquí –

Inoculado de la levadura.

Levadura seca granulada.

Con el mosto en la olla a la temperatura deseada (en nuestro caso alrededor de 20ºc), hacemos un nuevo Whirlpool en la olla, dejamos asentar por unos minutos mientras sanitizamos el fermentador que vamos a utilizar. Luego comenzamos a trasvasar el mosto al fermentador colocando éste en el piso y la olla en un soporte con la altura del fermentador; el trasvase lo hacemos muy lentamente y con cuidado de que no pasen los sólidos que se depositaron en el fondo de la olla. Cuando el mosto ya está en el fermentador procedemos a “airearlo”, moviéndolo para que tome oxígeno del ambiente.


Aquí hacemos un paréntesis…

Densímetro en probeta con mosto.

“En éste punto, debemos medir la D.I. (densidad inicial) del mosto, para eso tomamos una muestra de mosto en la probeta y colocamos el densímetro dentro, cuando el densímetro se estabiliza tomamos la lectura que marca la escala que tiene en su vástago. Más adelante, el día que vayamos a embotellar la cerveza, tomaremos nuevamente la densidad, ésta será nuestra densidad final (D.F.). Ambas densidades nos serán útiles para calcular la atenuación y la graduación alcohólica aproximada de nuestra cerveza”.


Luego de esta aclaración, continuamos.

Levadura rehidratada lista para inocular.

Mientras realizamos los pasos anteriores (Whirlpool, sanitizar el fermentador, trasvasar, medir la densidad inicial del mosto), hemos abierto el sobre de levadura seca y lo rehidratamos en 250 cc. de agua a 20ºc. La levadura ya está lista para ingresar al fermentador dónde transformará el mosto que le hemos preparado en deliciosa cerveza artesanal.

Luego de inocular la levadura, tapamos herméticamente el fermentador y colocamos el airlock (trampa de aire), que permitirá la salida del co2 que se va a producir, pero sin dejar ingresar oxígeno, que a partir de éste punto puede perjudicar nuestra futura cerveza.

Fermentador con airlock.

Finalmente dejamos el fermentador en un lugar de la casa que sea oscuro y con temperatura estable, dónde permanecerá por aproximadamente 7 días (o hasta que deje de atenuar).

Aquí terminó el “día de cocción” de nuestra cerveza artesanal. Sin embargo te invitamos a leer el siguiente post, donde dejamos algunos “tips” útiles que hemos ido incorporando con la experiencia de elaborar cerveza artesanal y que seguramente te ayudarán tanto cómo a nosotros.

. Continúa Aquí –

¿Te gustó lo que viste? ¡Compártelo!

Únete a la conversación

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *